Crianza/Bebé,Padres

Soy Madre, No perfecta

Hemos paso a paso aterrizado la vida con las nuevas obligaciones y tareas que nos trae la maternidad, todo tiene un nuevo ritmo, unas rutinas y hasta unos horarios, vivimos un día a día difícil y cada vez más exigente.

Y exigente no solo por el nuevo miembro de nuestra familia sino porque se nos pone frente a unas nuevas etiquetas sociales donde abundan la imposición de virtudes como “la perfección” que es intimidante y aunque nos satisfaga hacer las cosas bien en momentos no nos hace felices.

Por eso toma aire, abre los brazos y grita al mundo: “Soy Madre NO Perfecta”, vuelve a tomar aire y dile al mundo “No soy Perfecta”.

Y es que la maternidad, como en todo en esta vida, no es un hermoso jardín de margaritas perfecto, es más bien un pequeño camino del bosque, donde encontramos tropiezos, dificultades y dudas, rodeados de hermosos y frondosos árboles cargados de satisfacciones y alegrías a punto dar frutos.

Lo estoy viviendo, me repito a diario “Soy Madre NO Perfecta”, no es fácil en momentos decirlo y mucho menos sentirlo, pero es necesario reconocer esa imperfección que nos acompaña y así poder soltar tantas cosas que nos hacen en viaje más pesado.

¿Han escuchado esa frase “No crezcas es una trampa”?

Yo la entendí cuando supe exactamente porque Peter Pan se quedó en el País de Nunca Jamás, y es que pasan los años y mirando a mi alrededor. acepto que si es una trampa que nos hace querer ser perfectos en cada una de las cosas que hacemos, queremos llegar al primer lugar en todo aspecto.

Al convertirnos en madres, queremos llegar al podio como la mejor madre, y ciertamente me parece un gran error, porque a lo único que llegaremos será a imponernos metas y objetivos totalmente irreales.

Es una trampa no crezcas

Que no nos permiten disfrutar de nuestro día a día ni de nuestra maternidad y no disfrutamos de los pequeños instantes que nos regala cada una de las etapas que vivimos por andar preocupándonos por cosas mínimas.

Haciendo las cosas por hacer

Pero luchar contra ese término de perfección no quiere decir que hagamos las cosas porque si, a la manera fácil y sin medir las consecuencias, a mí me gusta hacer las cosas bien hechas, me esfuerzo por hacerlas así y doy lo mejor de mí pero sin sobrepasarme, sin expectativas irreales y sabiendo cuanto puedo dar.

Puede que en momentos me sienta frustrada si no consigo hacer las cosas pero no me postro en la miseria si esto pasa, analizo y busco soluciones a mis situaciones del día a día y lo más importante APRENDO que no soy perfecta y con eso ¡NO PASA NADA!

Y si te sientes identificada, por favor respira, simplemente déjate llevar y  vive porque la perfección no es una etiqueta en la maternidad y comparte esta entrada con todas aquellas madres que sienten que la perfección les está ganando la partida.

También puede gustarte...

9 Comentarios

  1. Hola guapa, pues creo que muchas madres se van a sentir identificadas con esta entrada, almenos las que tengan su primer hijo, creo que con el segundo desaparecen parte de los miedos a no hacerlo bien! asi pues, buena entrada y espero que te hagan caso en lo que dices, me ha parecido muy sensato! besos

    1. Los Secretos de Arlet dice:

      Hola!!
      Yo me siento totalmente identificada…madre mia dices cosas que me han recordado…
      No somos perfectas,es la verdad y con el estres del dia a dia y los trabajos que tenemos todas es imposible serlo.
      Lo importante es la huella que dejemos en nuestros hijos.
      Un besito

  2. Karian freeman dice:

    Wao!! Los estigmas sociales están en todas las áreas de nuestra vida y creo que uno que nos afecta más es el de llegar a criar unos hijos perfecto s socialmente aceptables y que sean modelos a Seguir. Pienso que lo importante es como tu dices es decirnos que no somos perfectas y que podemos equivocarme. Guiarnos por los q be es correcto y tratar de hacer lo mejor para nuestros hijos.

  3. Vaya! Sin duda creo que muchísimas madres te darían la razón. Yo estoy deseando ser madre y tengo muy claro que no seré perfecta. Creo que post como el tuyo ayudan a muchas mujeres a no ser tan exigentes con ellas mismas. A relajarse y a disfrutar un poco más de la maternidad. Muy buen post!

  4. Bueno quizás sea por que eres madre primeriza y creo que todas en algún momento nos sentimos así, aunque yo nunca me he puesto sobre los hombros la carga de querer quedar bien con todo el mundo, cada madre es diferentes y tiene su propio ritmo, uno aprende en el camino, además según nos cuentas tu te esfuerzas por hacer las cosas bien y eso ya es bastante

  5. Karen dice:

    Ser madre no es fácil, no hay un manual para ello, pero si hay mucho amor, ese tipo de amor que solo una madre que ha parido lo puede sentir, y en este punto creo que a una madre hay que comprenderla, mimar la y apoyarla siempre que sea correcta en sus decisiones.

    1. Carolina dice:

      Ser madre es algo complicado y ser mujer aún más, pero en cualquier decisión que tomemos como madres, emprendedoras, mujeres (hasta un corte de cabello) es una decisión que nos empodera de nosotras mismas y no necesariamente tiene que ser la decisión perfecta a los ojos de los demás con que ya lo sea para nosotras es suficiente, besos

  6. Hola guapa
    Me ha encantado tu post, por supuesto que ser madre no implica hacerlo todo bien a la perfección
    Creo que es esencial como bien dices asumir que no somos perfectas para tener una buena salud mental y encontrar el equilibrio entre aceptarlo y seguir esforzándonos por dar lo mejor
    Un besazo

    1. Carolina dice:

      Hola siempre dar lo mejor sin buscar la perfección, es necesario para perder la cabeza. En toda situación es mejor sobrellevar las cosas de esa manera y no caer en la perfección social que tanto nos exigen por ser mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.