Crianza/Bebé

El colecho: Los Beneficios de dormir juntitos

Al nacimiento de Mariana, conocíamos poco o nada del colecho y lo beneficioso que podría ser para los padres y para el bebé dormir juntitos. Teníamos un hermoso moisés adornado y perfecto para ella, en el que creímos que en algunas semanas podría dormir.

Creíamos que eso era lo correcto, porque desde antes de su nacimiento consideramos que debería dormir por algunas semanas junto a nosotros; que luego en su moisés dormiría plácidamente en el toda la noche, que ilusos fuimos. No sabíamos que las tomas nocturnas eran tan frecuentes que darle seno en la cama y pasarla era un imposible; tampoco consideramos que el moisés se quedaría pequeño antes de lo esperado.

Llego el corral y seguimos compartiendo cama con menor frecuencia algunos días con un sueño tranquilo sin interrupciones; con ella pegada a su teta toda la noche.

Pero es que buscamos la tranquilidad en la noche para los tres, la manera de dormir lo más cómodos posible y evitar despertares constantes cada noche.

Tras leer en varios blogs y artículos, entre ellos  Mi bebé y yo/ Colecho: consejos de la matrona y Ser padres: 5 formas para dormir en colecho; recomendados 100%, descubrí que no era un pecado dormir con ella, es normal en muchas culturas; pero que tampoco éramos los peores padres si pasaba la noche en su corralito.

Por eso el colecho se convirtió en una alternativa más que podemos tener como padres, una solución lógica a ciertas situaciones que se pueden presentar con nuestros hijos.

Beneficio primordial: Tranquilidad

Sueño placentero y tranquilo

A quien no le gusta dormir cómodo y bien acompañado, sentir la calidez del cuerpo que nos acompaña y una que otra caricia, si a nosotros de adultos no fascina igual pasa con nuestros bebés.

Ellos se sienten a gusto y muy cómodos con nuestra compañía, lo que se traduce en tranquilidad, tanto para ellos como para nosotros.

ellos se sienten a gusto y muy cómodos con nuestra compañía, lo que se traduce en tranquilidad, tanto para ellos como para nosotros.

Colechando el sueño se hace más regular

He notado que si pasamos la noche con Mariana, sus despertares son menores; a excepción que esté pasando por alguna gripa o resfriado, estando en el corral, se despierta, en ocasiones, más a menudo, como si su instinto de supervivencia le indicara que necesita no estar sola.

Dormir junto a mamá ayuda a la lactancia

Favorece las tomas nocturnas el estar siempre cerca a mamá, mejora la producción de leche ya que los niveles más altos de prolactina están en las madrugadas, favorece que mamen por más tiempo, la mal llamada lactancia prolongada, si bien son más despertares casi ni se sienten.

Dormir juntitos mejora la temperatura

El contacto piel a piel, el estar acompañado, regula de una mejora manera la temperatura corporal; ya sabemos por ejemplo que nuestro pecho en el momento después del parto aumenta unos grados para calentar al recién nacido.

Esto se llama sincronía termal y sucede también en las noches o en cualquier momento en que tengamos contacto piel con piel con nuestro bebé.

Y así llora menos

Si hay que decirlo, cuando dormimos juntos no necesitan llorar, no necesitan llamarlos ya nos tienen a su lado, es más fácil entender si necesitan algo y nos anticipamos a sus necesidades.

Un bebe que descanse mejor se traduce en un padre que duerme mejor

Como están calientes, cómodos y tranquilos, los bebés duermen mejor, descansan más y pues claramente esto favorece el descanso de los padres, el colecho es tanto benefisioso para los padres como para los bebés; es que dormir juntos hace que se atienda las necesidades del bebé mucho más rápido y se retome el descanso de igual manera.

Precauciones

Un tema que nos atemoriza es la muerte súbita; sabemos que el colecho puede tener riesgos si no se practica con precaución por eso hay que tener en cuenta que es mejor no practicarlo si:

  • Es un bebé prematuro o de bajo peso.
  • Los padres consumen alcohol, drogas, cigarrillo o sedantes.
  • Colechar en superficies blandas, sofás, sillones o camas de agua por ejemplo. 

Es un tema muy personal, y si que a las demás personas les genera interrogantes, pero la decisión es nuestra.

Según algunos profesionales no deberían extenderse su práctica más allá de los 6 años; aún nos falta mucho para llegar a esa edad, el tiempo lo dirá, mientras tanto aprovechamos las noches que pasamos juntos.

¿Tú y tu pareja que opinan al respecto?

Un abrazo enorme

También puede gustarte...

5 Comentarios

  1. Catalina dice:

    Hola, Dormir con nuestros hijos es una buena manera de descansar y de afianzar nuestros lazos. Gracias por la informacion

  2. Hola guapa, yo conoci hace tiempo lo del colecho por una entrada de un blog, hasta el momento no tenia ni idea ni de que tenia nombre! pero me parece que es una excelente manera de fomentar y mantener el lazo con los padres y mas aun con todas las ventajas que eso supone y que nos has dado en esta entrada! besos

    1. Carolina dice:

      Hola Linda! si que fomenta los lazos entre nosotros y favorece tanto el descanso. Y yo tampoco conocia que tuviera un nombre hasta que empece a vivirlo. Un abrazo

  3. Lorena Molina dice:

    Hola guapa. Me informé sobre el colecho cuando tuve a mi primer hijo, es cierto que tiene los beneficios que nos explicas para papás y bebés. Cuando le daba el pecho de madrugada a la hora de pasarlo a su cunita era complicado pues lloraba mucho pero dejándolo en mi cama en brazos se quedaba muy tranquilito. Con mi segundo hijo no lo pude hacer porque fue prematuro. Pero lo recomiendo totalmente! Gracias por la información. Un besote.

    1. Carolina dice:

      Hola Lorena, cierto que descansamos más con ellos al lado? es mas facil darles pecho y favorecemos más la lactancia. Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.